10 pasos para comenzar un jardín comunitario

pasos para crear un jardín comunitario

Si estás pensando en crear o construir una huerta comunitaria o jardín comunitario, has llegado al lugar correcto, tenemos una serie de artículos que te ayudarán en este proceso.

Los siguientes pasos se adaptan de las pautas de Todo Sobre Agricultura para iniciar o comenzar un jardín comunitario exitoso en su vecindario.

  1. Organiza una reunión de personas interesadas
    Determine si un jardín es realmente necesario y deseable, de qué tipo debería ser (¿vegetal, flor, ambos, orgánico?), A quién involucrará y a quién beneficia. Invite a vecinos, inquilinos, organizaciones comunitarias, sociedades de horticultura y horticultura, a superintendentes de construcción (si se trata de un edificio de apartamentos); en otras palabras, a cualquier persona que pueda estar interesada.
  2. Formar un comité de planificación
    Este grupo puede estar compuesto por personas que se sienten comprometidas con la creación del jardín y tienen tiempo para dedicarse a él, al menos en esta etapa inicial. Elija personas bien organizadas como coordinadores de jardines. Forme comités para abordar tareas específicas: financiamiento y asociaciones, actividades juveniles, construcción y comunicación.
  3. Identifique todos sus recursos
    Hacer una evaluación de activos de la comunidad. ¿Qué habilidades y recursos ya existen en la comunidad que pueden ayudar en la creación del jardín? Póngase en contacto con los planificadores municipales locales sobre los posibles sitios, así como las sociedades hortícolas y otras fuentes locales de información y asistencia. Busque en su comunidad personas con experiencia en jardinería y paisajismo. En Toronto, póngase en contacto con la Red de jardines comunitarios de Toronto.
  4. Acercarse a un patrocinador
    Algunos jardines se “auto-sostienen” a través de las cuotas de membresía, pero para muchos, un patrocinador es esencial para donar herramientas, semillas o dinero. Iglesias, escuelas, negocios privados o parques y departamentos de recreación son todos posibles partidarios. Un jardín recaudó dinero vendiendo “pulgadas cuadradas” a $ 5 cada uno a cientos de patrocinadores.
  5. Elija un sitio
    Considere la cantidad de luz solar diaria (las verduras necesitan al menos seis horas al día), la disponibilidad de agua y las pruebas de suelo para detectar posibles contaminantes. Averigua quién es el propietario de la tierra. ¿Pueden los jardineros obtener un contrato de arrendamiento por al menos tres años? ¿Será necesario el seguro de responsabilidad pública?
  6. Prepare y desarrolle el sitio
    En la mayoría de los casos, la tierra necesitará una preparación considerable para la siembra. Organice equipos de trabajo de voluntarios para limpiarlo, reunir materiales y decidir sobre el diseño y la disposición de la trama.
  7. Organiza el jardín
    Los miembros deben decidir cuántas parcelas están disponibles y cómo se asignarán. Deje espacio para almacenar herramientas, hacer compost y ¡no olvide los caminos entre las parcelas! Plante flores o arbustos alrededor de los bordes del jardín para promover la buena voluntad con vecinos que no hacen jardinería, transeúntes y autoridades municipales.
  8. Plan para los niños
    Considere comenzar un jardín especial solo para niños; incluirlos es esencial. Los niños no están tan interesados ​​en el tamaño de la cosecha, sino en el proceso de jardinería. Un área separada reservada para ellos les permite explorar el jardín a su propia velocidad.
  9. Determine las reglas y póngalas por escrito
    Los propios jardineros idean las mejores reglas básicas. Estamos más dispuestos a cumplir con las reglas que hemos contribuido a crear. Las reglas básicas ayudan a los jardineros a saber qué se espera de ellos. Piense en ello como un código de comportamiento. Algunos ejemplos de problemas que se tratan mejor con las reglas acordadas son: cuotas, ¿cómo se utilizará el dinero? . ¿Cómo se asignan las parcelas? ¿Los jardineros compartirán herramientas, se reunirán regularmente, manejarán el mantenimiento básico?
  10. Ayuda a los miembros a mantenerse en contacto unos con otros
    La buena comunicación asegura un jardín comunitario fuerte con la participación activa de todos. Algunas formas de hacer esto son: iniciar un árbol telefónico, crear una lista de correo electrónico; instalar un tablón de anuncios a prueba de lluvia en el jardín; tener celebraciones regulares. Los jardines comunitarios se centran en crear y fortalecer comunidades.

Deja un comentario